El diseño de un camino, se encontrará principalmente influenciado por dos factores; la configuración del terreno que debe atravesar y las exigencias del tránsito que debe soportar. Será un buen diseño el que, con un costo de transporte anual mínimo, tenga en cuenta simultáneamente ambos factores, en la medida de su importancia. En efecto, cuando el tránsito es reducido, el diseño del camino deberá estar influenciado por el primer factor, es decir, tendrá que adaptarse dentro de lo posible a la configuración del terreno. En cambio, cuando el tránsito es intenso, sus características y las necesidades de los usuarios serán los factores que intervendrán preponderantemente en su diseño.

Las características del tránsito, expresadas en el volumen, la composición, el volumen horario de diseño, la distribución por sentido de circulación y la velocidad; conjuntamente con la topografía, determinan diversas magnitudes del diseño geométrico de un camino, tales como radios y peraltes de curvas horizontales, parámetros de curvas verticales, pendientes, anchos de calzada, etc.

El monitoreo del tránsito en la red nacional de caminos es una de las misiones de Vialidad Nacional. Determinar el tránsito de la red nacional y sus características implica la planificación, programación, y ejecución de un sistema de conteo de tránsito y gestión de la información con el principal objetivo de su difusión, tanto a los usuarios en general como a todas las áreas técnicas que utilizan el tránsito como dato de entrada para sus cálculos y modelaciones.