En el año 1958, se dictó el Decreto-Ley 505, ratificado luego por una ley, que, entre otras medidas, dispuso una nueva estructura para la Dirección Nacional de Vialidad y creó el Consejo Vial Federal (compuesto por las Vialidades Provinciales). Asimismo, dividió a la Red Caminera Argentina en Red Troncal Nacional, Red Primaria Provincial y Red Comunal, asignándole responsabilidades y recursos específicos para el financiamiento y construcción de las mismas a Vialidad Nacional, Vialidad Provincial y las Comunas, respectivamente.

El 25 de enero de 2001, mediante el Decreto 87/2001, se crea el Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), ente desconcentrado dependiente de la Dirección Nacional de Vialidad. El OCCOVI es el encargado de controlar el efectivo cumplimiento de las obligaciones contractuales asumidas por los concesionarios viales de los accesos a la ciudad de Buenos Aires, los corredores viales nacionales concesionados y la conexión física Rosario Victoria.

Por medio del Decreto 1915/2004, el organismo obtuvo facultades para realizar obras dentro de la jurisdicción comprendida en los contratos de concesión. Dentro de ese marco, el OCCOVI ha realizado un importante número de obras en la red vial concesionada.

En agosto de 2009, el Decreto 1020/2009 dispone la transferencia del OCCOVI a la Dirección Nacional de Vialidad como órgano desconcentrado y deroga el Decreto1915/2004.

La historia siguió su curso y los diferentes acontecimientos fueron atravesando a Vialidad Nacional. La institución, con presencia federal y responsable de una longitud de 40.193,72 kilómetros, promueve el progreso; la capacitación y aúna culturas en pos de la integración del territorio nacional.