Para asegurar la transparencia de la gestión es indispensable contar con mecanismos idóneos que permitan detectar las irregularidades y reaccionar de manera efectiva frente a ellas. La Unidad efectúa una evaluación constante de riesgos mediante los siguientes mecanismos:

- Monitoreo proactivo de procesos críticos y seguimiento focalizado de trámites sensibles del organismo. La criticidad no sólo es determinada en función de los montos que involucran los procedimientos, sino también por la sensibilidad institucional que representan para la Jurisdicción.

- Investigación y análisis de denuncias recibidas a través de los canales de contacto de la Unidad, y propuesta de los cursos de acción -reactivos o correctivos-, correspondientes. A su vez, la UET investiga las denuncias sobre la DNV que le son derivadas por la Oficina Anticorrupción.

El tipo de control que ejerce la UET sobre los procedimientos, es diferente al que realizan otras áreas, como la Unidad de Auditoría Interna (que revisa en forma programada los procedimientos en una instancia posterior a su realización) y el Dirección de Asuntos Jurídicos (que analiza los aspectos legales y formales de los trámites que concluyen en el dictado de un acto administrativo).

La Unidad de Ética y Transparencia analiza los casos más críticos y relevantes de forma concomitante a su tramitación, permitiendo la realización de diagnósticos, y la formulación de sugerencias de mejora, que son implementadas en forma coordinada con el área responsable, durante el trámite del procedimiento.