El asesoramiento formal se efectúa a través de la emisión de dictámenes o informes suscriptos por el responsable de la Unidad, con expresión del asunto de consulta y sugerencia de los posibles cursos de acción, resaltando las buenas prácticas que pueden ser aplicadas en casos análogos.

Dentro de sus funciones, la Unidad puede recomendar que se realicen ciertas modificaciones en los procedimientos (para subsanar errores u omisiones) o recomendar la terminación anticipada y/o el reinicio de un procedimiento puntual por no alcanzar estándares mínimos de legalidad, razonabilidad o transparencia.